ChauriJorge Herrera
Chauri
08 Ago 2018

Día 13: Último segundo

Mi teléfono no deja de sonar, el que se encuentra al otro lado de la línea es mi padre o al menos eso proclama la pantalla que se ilumina al son de “Angel of the Morning” haciendo un estruendo lo suficientemente fuerte para que me sobresalte y saque con fugaz velocidad el aparato del bolsillo derecho de mi pantalón de mezclilla. La presión la siento de todas las miradas de la gente que me rodea, reaccionando adecuadamente al estruendo que emerge del teléfono móvil que se resiste a querer salir.

Al contestar escucho a mi padre llorando al otro lado de la línea, no se que rayos está pasando, mi madre es escucha de fondo con palabras de consuelo para que las lagrimas dejen de brotar de los lagrimales y corren como si no tuviera un mañana por las mejillas de aquel hombre que me crio y me ha tenido más paciencia que nadie.

Mi cabeza me grita que le haga la pregunta clásica pero efectiva, “¿Qué está pasando?”, pero mi garganta se encuentra tan paralizada como yo que no quiere seguir las órdenes que le manda mi confuso y atormentado cerebro. Una sirena se escucha en el ruido lejano de ambiente, la mente fértil y volátil que tengo no me hace imaginar nada bueno y provoca que todo lo que me venga a la mente sean cuestiones pesimistas.

Fuerzo a mis cuerdas vocales a que logren pronunciar con la mayor claridad posible las palabras “¿Dónde se encuentran?” pero la voz sale cortada y con un tenue volumen que siento que no me escucharan del otro lado, con una voz cortada, tartamudeando y sobresaltada alcanzo a escuchar un tenue y lejano “En… El.. Hospital… Tu abue…” y mis oídos dejaron de escuchar dejan de escuchar en ese momento, mi cuerpo no reacciona a ninguna de mis órdenes, mi mano no sostiene el teléfono y escucho como rebota un par de beses contra el suelo.

No sé cómo, pero las piernas me reaccionan y corro a la mayor velocidad que estas escuálidas piernas me lo permiten, las lágrimas empiezan a recorrer mis pómulos terminando por brincar hacia el abismo en el borde de mi rostro. Inundan mi mente todos los recuerdos que forje a lo largo de los años con aquella señora de años acumulados que me consintió y me cuidó convirtiéndose en mi segunda madre; desconozco que es lo que estaba pasando o que generó ese estado de ánimo en mi padre, pero el pánico por no saber provoca que la nostalgia se apodere de mí.

El aire me falta, pero llegué a la entrada del hospital, al entrar a la habitación me sorprende la imagen que estoy viendo, aquel hombre serio y frio que siempre es el pilar de la familia y nunca se quiebra, esta sentado a un costado de la cama agarrando de la mano a su mamá y con los ojos vidriosos y un río de lagrimas que recorren su rostro sin intentar emitir ningún sonido de sollozo para intentar mantener la compostura. No me queda mas que acercarme a el y serle de apoyo y llorar en conjunto por aquella dama que tanto nos cuido a lo largo de los años.

Microrrelato Comentarios desactivados en Día 13: Último segundo

Chauri

Me llamo Jorge Herrera, con el seudonimo de Chauri y actualmente sobrepaso los 20 años de edad, habiendo egresado de la carrera de Animación, Arte Digital y Multimedia que se conjuntan con los títulos técnicos en Programación e Informatica. De nacionalidad Mexicana, soy alguien que le encanta la música, escribir, los videojuegos, las peliculas y la cultura oriental (literatura, manga y anime). Soy una persona creativa que todo el tiempo esta buscando la manera de saciar su sed de crear cosas nuevas o de experimentar con los conocimientos que ya tiene. De igual manera soy alguien que le gusta expandir sus conocimientos gracias a mi curiosidad que me fuerza aprender cosas nuevas para poder desarrollar los proyectos y planes que imagino con el tiempo.

View all author posts →

ESTOY EN VIVO!
STREAM DESCONECTADO